lunes, 3 de agosto de 2015

SOBRE ETIQUETAS, ESTRANGULAMIENTOS y MITOS

Los apelativos que le ponen a determinadas corrientes musicales, en muchos casos, suelen definir muy bien el sonido de quienes se apuntan con estas tendencias (por ejemplo: el Blues, el Tango, el Rap, el Hip Hop, el Reguetón, el hardcore, el Jazz… son membretes donde no suele darse ninguna sorpresa a la hora de oír a los artistas que responden al mote). Pero cuando escuchamos que una banda hace “punk” o hace “rock progresivo” o “rock clásico” (¿?)… la verdad, se está un poco perdido. Extravío sónico que se da al menos entre quienes sostenemos una idea mucho más amplia e ideológica, acerca de estos nobiliarios apelativos.

Sobre esto hablé ayer con mi compadre Quique Max Rockero, un espléndido miembro del grupo de Facebook llamado Face Rock, un sitio donde la sabiduría acerca de los predios del rock and roll, navega sobre niveles francamente envidiables y didácticos. Y ahí puse que las bandas setenteras del punk rock, hacían un tributo innegable a la década de los 60’s: The Jam eran los Who, los Pistols eran MC5 y los Ramones eran unos achorados Beach Boys. Le dije que mi banda favorita de aquella mancha, sigue y seguirá siendo The Stranglers, unos maleadazos herederos del garaje que incluía teclados, canciones largas y muchas ganas de caer mal, con un sonido oscuro, como de novela policial, letras nada intelectuales ni sesgos politizados.





La industria de la música, cuando ve algún fenómeno que no entiende, pues, para comenzar, le asesta de frente el mote de “underground” (subterráneo), mote provisional hasta que la banda se “cuaje lo suficiente” como para después recibir una etiqueta mucho más determinada. Cuando los Stranglers comenzaron a dar concierto tras concierto desde 1974 hasta 1976 (un par de años donde dieron –dicen- más de 350 shows), fueron admitidos en la parcela del llamado “Pub Rock”, un refugio por donde transitaban docenas de bandas con un sonido tan particular y tan desgarrado, que se les identifica como el antecedente más preclaro de lo que luego sería el punk rock inglés. En ese “rock de pub” hervían los Dr. Feelgood, The Wild Angels, Brinsley Schwarz, Graham Parker and the Rumours, Egg Over Easy, The 101, etc... Y ahí fueron a parar los Estranguladores. Pero esto fue sólo hasta la llegada oficial del punk rock, porque ya para 1976-77, la Industria los envolvió en el costal del punk. Claro, luego, en los 80’s, la misma Industria que bautiza y re-bautiza propuestas, los llamó “New Wave”… Y luego “Góticos” (¿?)….




Mi amigo Quique tenía una historia un poco rara acerca de mi vida musical. Él pensaba que yo había comenzado a caminar por las medusas del rock, envuelto en rockerísimos aires de punkrocker. Y que luego “fui seducido por el rock progresivo”, lo que hizo que mis discos comenzaran a destilar una apuesta ideológica mucho más neurótica y mucho más elaborado en las llanuras musicales. Cuando en realidad ha sido totalmente a la inversa. Yo comencé enamorado del rock progresivo, y en el camino me encontré con el punk rock. Yo crecí como muchos otros muchachos que nacieron en los albores de los 60’s, escuchando Beatles, Stones, Cream, Hollies… Luego Woodstock, el hipismo, el rock progresivo, el Kraut Rock, el Glam, etc, etc. Desde los 70s estoy enamorado de Pink Floyd, Rod Stewart y T.Rex. Así que cuando llegan los 80’s, y me toca colaborar con el caos sonoro de la ciudad, formo una banda donde nadie sabía ni tocar un radio, y comenzamos a hacer rock and roll, con la misma displicencia y entusiasmo que reinaba en el corazón de muchos adolescentes en los 50’s.  La intención era ser una banda muy al estilo del Pub Rock, con los mismos estragos escatológicos de The Faces o las bandas de Glam. De pronto, alguien nos etiquetó como “grupo punk”. Razones: dicen lisuras, llevan casacas negras y tocan mal sus canciones… Yo les respondía que con esa descripción de hechos, cualquier banda barrial de folklore o de música criolla (que sean lisurientos, toquen mal y que se abriguen con una casaca negra), ¿son una “banda punk”????…

El problema es que esa calificación quedó. Quedó como un mugriento y misterioso Mito. Y por más que quisimos enterrarlo sacando un disco llamado “A la Mierda lo Demás – Asesinando al Mito” (1995), el mito sobrevivió. Para bien o para mal.

Es que los mitos siempre sobreviven. Son rémoras que se engarzan con luxuria de las paredes del entendimiento social. Entre la mancha subte de aquellos años, NADIE, ninguno de nuestros colegas de aquella gloriosa mancha del 85, nos calificaba (a Leusemia) como “punks”. Solo algunos fans y –por supuesto, los miembros de nuestra insipiente industria- nos incluían en un supuesto mundo “punk”. Nuestra apuesta era muy –digamos- muy “pasada de moda”, rendíamos tributo a los 60’s (en lugar de hacer un cover de Ramones, tocábamos Saicos), moríamos por los 70’s, por las bandas argentinas del 72-74, etc… Mientras Raùl, Kimba y yo, hablábamos de Roxy Music, Triumvirat o Chuck Berry, nuestros colegas hablaban de 7 Seconds, Minor Threat o Bad Religion.  A mí me jodían diciéndome “Bruce”… porque nunca ocultaba mi fanatismo por Bruce Springsteen y por sus baladas maravillosas. Es más, los coleccionistas de fanzines lo saben, porque hay lo que ahora llamamos “memes”, donde en un número, pusieron la foto de Bruce Springsteen con un globito donde se leía “No, amigos, no soy Daniel F, soy Bruce”… (Revista Punto de Placer-1985). -Nota Mental: Ahora saldrá algún idiota a decir que los memes se inventaron en el Perú...

Será por eso que suelo dedicar mi vida a descuartizar y enterrar mitos (los que leen mis libros, lo saben), ya que el mito que me atribuyen a mí, nunca pude sacármelo de encima. Pero soy consciente que, en ese campo, he avanzado bastante, lo cual agradezco mucho. Sobre todo agradezco a esa feligresía que sabe apreciar el trabajo de los artistas por SU trabajo, mucho más allá de las etiquetas que te quiera imponer la IndustriaLa Industria o un descolocado Mito.        


Los 70’s, pee…. Época irrepetible, donde en cada rincón encontrabas joyas