lunes, 24 de marzo de 2014

EL SALUDO DE LOS CONTRARIOS





Lo siguiente salió editado en mi tercer libro, "Manuskritos desde una Calle Vedada" (Kipuy Editores, 2009), y lo quiero compartir hoy con uds.



Las tribunas desaparecen en un solo de pica-pica, banderas y petardos. Todo el estadio se remece como un gran temblor de corazones incontenibles.  El grito de la hinchada se desnuda y convulsiona en un gran espasmo generalizado… Ha salido el Sport Boys del Callao.

Un domingo 22 de Octubre de 1972, me fui con mi hermano Cesar al Estadio Nacional, al ‘coloso de José Díaz’, a ver a nuestro querido Boys. Ya habíamos ido antes a otros encuentros, pero era la primera vez que estábamos dentro de la barra, ahí en Occidente alta, donde un gordo no dejaba de batir el bombo, mientras las matracas daban giros despiadados. Mi mamá se preocupaba mucho de que fuéramos al Estadio. Y su inquietud no era de la nada. Aún estaba fresca la imagen de los cadáveres haciendo fila en las baldosas del Estadio, tras la fatalidad de 1964 durante un Perú-Argentina.    




Aquel año, Walter Flores, los hermanos Quijandría, Daga, Carlos Solís, Campaña, Salguero, Barbadillo, entre tantos otros, se habían vuelto los grandes animadores del certamen. Enfrentaban nada menos que a uno de los equipos más poderosos que se hayan construido en este suelo: el Atlético Defensor Lima, los “cara sucias”, los “tigres” de Breña, un cuadro que vio levantar sus bonos con la entrada de un acaudalado empresario de la pesca, tan millonario y ricachón, que contrató a casi toda la selección peruana que había logrado un elogioso papel en el último mundial y reforzado con otros elementos de renombre, tanto de acá como del extranjero, haciendo de aquel equipo de Breña, casi un imbatible.  Apenas el Defensor comenzaba a marcar goles, los equipos rivales buscaban desesperadamente el túnel de salida y rogaban que el reloj se apresure en marcar los 90 reglamentarios para poder irse a las duchas y lavar los deshonores.



La televisión de esas épocas no acostumbraba a pasar partidos de nuestro Descentralizado de futbol. Yo veía el Hombre Par, nos reíamos con el Tornillo y mi mamá veía sus telenovelas mexicanas. Los partidos se seguían por radio. No eran tiempos del CMD o de los reportes “en directo”, en donde te pasan los previos y las repeticiones instantáneas, te transmiten en simultáneo 5 partidos y donde los comentaristas locales, en una seria desorientación geográfica, lo hablan todo como argentinos.  Por ello, había que ir al Estadio, a ese santuario de la pelota que todavía no se volvía el templo de nuestros más sonados fracasos en el ‘viril’ deporte del balónpie.

 

“Tengo dos problemas para jugar al fútbol.
Uno es  la pierna izquierda. 
El otro es… la pierna derecha”
(Roberto Fontanarrosa – humorista argentino)  


La televisión de esa época no acostumbraba a pasar partidos de nuestro Descentralizado de El Sport Boys está en el campo, haciendo sus previos respectivos, mientras la Barra comienza a hilvanar sus cánticos. En eso, sale el equipo rival, sale el Defensor Lima, con su inmaculada combinación de granate y blanco. Salen los ‘cara sucias’ y todo Occidente es un solo de rechiflas, improperios y pullas. Los oprobios saltan de un lado y otro. Se da una competencia interminable y sandunguera por ver quien lanza el insulto más ingenioso. 

- Burella, loca lloronaa!! –gritaba el jefe de la barra rosada. Máxima que estaría repitiéndola una y otra vez durante todo el encuentro, a lo que el extraordinario guardameta granate respondería con una sonrisa.

Los ‘cara sucias’ van al centro del campo y alzan los brazos, saludando a su tribuna, su pequeño atolón de leales que están apostados en Oriente, al frente mismo de nuestros ojos. Burella, Roberto Challe, José Fernández, Pedro Alexis Gonzáles, Francisco Gonzáles, Miguel Ángel Tojo, Converti... saludan a su ruidosa barra. Sus adeptos los reciben con aplausos y vítores, serpentina y más petardos. En eso, todo el dream team de Breña, da la vuelta con intensiones de saludar a la tribuna donde estábamos todos nosotros, todo ese pueblo ‘rosado’ en epiléptico estado de gracia. Era el saludo de los contrarios. En esos momentos yo pensé: que huevones, ni que se atrevan a saludarnos, los van a pifiar con más ganas… Los ‘cara sucias’ levantan los brazos ante la tribuna rosada y toda la barra del Boys, toda la tribuna en pleno, incluyendo mi hermano y el jefe de Barra, se ponen de pie y les dan, para mi sorpresa, una cerrada y respetuosísima ovación.  Fue hermoso. De pronto me sentí como en un mundo irreal donde todos somos capaces de poder ver con respeto a nuestros contrincantes deportivos y saber distinguir entre un simple juego y la vida real y cotidiana. Era respeto, era admiración hacia un cuadro que estaba tumbando rivales como espantajos, como indefensos muñequitos de torta; equipo imbatible que parecía salir a la cancha diciendo “¿por cuanto ganaremos hoy?”.  

No obstante, en aquella oportunidad el triunfo les fue esquivo. Es más, el Boys estuvo mucho más cerca de la victoria, pero el encuentro terminó 0 a 0. Un partidazo. Pero en esos momentos ya no me importaba mucho. Me hubiera dado igual si hubieran perdido por 3 o por 5 goles, porque ya me habían dado la más bella lección de respeto y humildad, la más hermosa reprimenda que ganó por goleada a la insensatez, en donde me sentí mucho más hincha del Boys y con una mayor pleitesía por sus colores, por su historia y por sus partidarios.



“No hay en el suelo chalaco
un sólo muchacho con más de un pulmón
que no ande ronco los lunes
por tantos chimpunes que dio al Sport Boys”
(‘Carreta’ Jorge Pérez)



Esa temporada, el Sport Boys del Callao, quedó en décimo tercer lugar y Defensor Lima, como era de esperarse, terminó entre los primeros. Aquel año el Campeón fue el Club Sporting Cristal.

Con el tiempo me fui apartando del fútbol y de todo lo que se le parezca. Pero igual vi cómo campeonaba Perú en la Copa América del 75, la hermosa campaña del Boys en el 76, la clasificación de Perú a Argentina 78, el último título del Boys en 1984 y, bueno… vendrían luego los más recientes descalabros nacionales, con sus escándalos, borracheras, orgullos batidos y arcos vapuleados; gente para quienes la camiseta es sólo un trapo que te pones pa’ no jugar calato.

En 1987, mi querido Boys, el Sport Boys de mis amores y mis desconsuelos, inició  ese trágico vaivén de perder la categoría y regresar a la Profesional… Hasta que, al menos hasta el día de hoy, se ha quedado como un residente porfiado de la Segunda División del Fútbol Peruano. De todas formas, en cada juego se juega la esperanza, esa antigua dama que a veces se esconde en los puertos más olvidados o detrás de un modesto balón de fútbol.   





   




49 comentarios:

  1. Como siempre, buena pluma. Así sea de fútbol, siempre te salen bacán tus escritos. Nos vemos en La Noche de Barranco. (el Fede)

    ResponderEliminar
  2. Sabia que eras hinchas del Boys, pero no te conocía tan futbolero. A tu hermano Kimba si lo he visto un par de veces en el Grau alentando al Municipal. Y si pues, todo tiempo pasado fue mejor, el espectáculo en la cancha empobreció, y del "espectáculo" en las tribunas ni hablar. Pero escucharlo hablar al Sr. Oyarce me hace pensar que aún hay esperanzas que esto cambie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, puesss.... Jodido ke el balompié local se haya convertido en ... en... en esto!

      Eliminar
  3. Preciso en la pluma maestro F,saludos(Julio)

    ResponderEliminar
  4. Muy buena Daniel , excelente escrito , te aprecio mucho . ( ángel )

    ResponderEliminar
  5. Me gustaba el futbol lo jugaba, fui arquero de primaria, secundaria y de la universidad, aunque toda mi ilusión murió en la clasificatoria para México 86 en ese partido que perdimos con Argentina, en Argentina. Si con ese equipo no clasificamos al mundial, en la vida vamos a clasificar ahora que tenemos cualquier cosa por jugadores… y cuando mencionas que los comentaristas parecían Argentinos ahora que el futbol local se ha vuelto una payasada tenemos “la previa” que tiene más audiencia y aceptación que el resumen del partido jajajaja y comentaristas como Germán Leguía cuando dijo “ese arquero no vuela ni con un troncho”. Odio el futbol, me aburre 90 minutos de patadas, que se juegan en la mitad de la cancha, pocas veces llegan al arco, se tiran al piso, hacen teatro, fingen, hacen tiempo, la inefectividad de los jugadores (patean una pelota desde los 3 años hasta los 30 y cuando están 20 metros frente al arco la tiran a la tribuna es algo que nunca podré explicarme), de barras estúpidas que sólo van a robar (en mancha son bacancitos pero ponlos solos en las calles)… por todo eso odio el futbol (hace muchísimo años me dediqué a ver el básquet NBA y de FIBA)… bueno igual se respeta los gustos ajenos siempre y cuando no atenten contra los demás. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen aporte, Eduardo. Desde ya que, al menos en este país, el fútbol dejó de tener sentido. Antes nos burlábamos de países como Venezuela, Bolivia o Ecuador, que nunca iban a un Mundial o estaban condenados a -en época de Clasificatorias- ser goleados por todos sus vecinos del continente... Pero no sé si la gente se da cuenta ke el Perú ya es parte de esos países negados para el fútbol.... Habrá ke preguntar a la gente.

      Eliminar
    2. Pero eso no es tan malo Daniel. Si fuéramos a mundiales de fútbol ...la cosa en el país podría estar peor. Los políticos nos tendrían mas distraídos de lo que ya estamos.

      Eliminar
    3. Los políticos, los grupos de poder, nos van a tener atados todo el tiempo ke el pueblo quiera. Así sea con fútbol o sin fútbol...

      Eliminar
  6. LUIS DORIA...........

    el futbol siempre esta en nuestras memorias de la vida.... yo creci viendo copa peru y futbol de segunda porque creci en huanuco viendo al leon ... la primera vez que fui al estadio fue magico recuerdo todos los detalles, las jugadas ....ahora con el tiempo el futbol peruano se protituyo desde los periodistas deportivos, hinchas, todo es mas como un vodrio que pasan por tv donde siempre perdemos, .... ahora vivo en brazil me tocara estar en el mundial y siempre tendre esa ilucion cuando vaya a ver futbol y extranare una camiseta blanca con una franja roja en este mundial..........

    ResponderEliminar
  7. Esas son las cosas alucinantes que tienen nuestro alicaído fútbol...
    En el 2010 Gustavo Rodas el mejor jugador del León de Huánuco fue expulsado en el partido anterior a la final, pero la comisión de justicia de la federación no lo sancionó y lo habilitó para que jugara la final contra la Universidad San Martín de Porres, y que iba a definir al campeón nacional...

    Franco Navarro el entonces entrenador del León de Huánuco tomó la decisión junto con sus jugadores de no hacer alinear a Gustavo Rodas.

    Al término del partido estas fuero algunas de las declaraciones del pepón:

    “Jamás voy a priorizar una medalla por una campaña. Quizás Dios no quiera que salga campeón nunca pero mi trabajo lo haré con integridad”

    “Damos prioridad a los valores y a la dignidad. Este es un equipo digno. Se me caen las lágrimas por dentro y estoy orgulloso. Este es un grupo especial que le ha dado alegría a una región con más de 400 años de existencia porque por primera vez jugamos una final ante el mejor y por eso nos tocó perder. Me siento alegre, feliz y orgulloso de estar aquí”

    “Todos estábamos de acuerdo, incluso Rodas, porque no nos gusta sacar ventaja de algo que sabemos que está mal. En el fútbol hay hipocresía, pero nosotros dejamos de lado al mejor del campeonato porque este equipo tiene dignidad. Me duele haber estado al medio de esto y para que no queden dudas lo hicimos. Ahora me tocó perder, pero nos vamos con la frente alta”

    Desde Argentina llegó una carta (a mi entender un entrenador de dicho país) dirigía a Franco, estas son algunos extractos de la misiva:

    “Estas cosas son extrañas de ver en estos tiempos, caracterizados por el sálvese quien pueda, por la falta de principios. Tiempos en los que la palabra empeñada no vale nada”.

    “El deporte se ha convertido en un negocio y los jugadores tienen el mensaje de ganar a cualquier costo. Son catalogados como ganadores o perdedores pero no como grandes personas. Quisiera saber cuántos otros profesionales son criticados por la prensa. Por suerte, existen momento en la que la vida te pone en una encrucijada. Es hora de demostrar que no solo juegas por el dinero, sino por el honor, por las convicciones, porque se respetan ustedes y respetan a sus rivales”.

    “Hay cosas más importantes que el resultado. Avalar como grupo la decisión de que Gustavo Rodas no juegue -por más que pueda hacerlo desde el punto de legal- es una decisión que habla de la hombría. Ustedes están demostrando valentía. Son guerreros que luchan con armas nobles y le están mostrando a todo el Perú y el mundo de que no solo es importante ganar sino cómo se hace, cómo se compite”.

    “Tomaron la decisión correcta donde demuestran que es más importante cómo ganas, que ganar por ganar y con trampa. Todos lo respetarán por eso, son un ejemplo a seguir. Da orgullo ver lo que hacen, da gusto verlos jugar. Cuando lo hacen el pecho se infla y se calienta. Sigan haciendo historia”

    ResponderEliminar
  8. Que gusto encontrarme con este blog. Me acabo de leer todos los posts. Chevre conocer un un poco mas de ti aparte de los mensajes de tus canciones. Grandes los hinchas de antaño grande F.
    Pd. La travesia de tu ausencia es para una relacion que termino o una flaca que murio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa canción la puedes tomar como quieras, DvD.... Pero yo, tal y como siempre lo cuento antes de cantarla en los conciertos, digo ke es algo ke se da justo cuando tu pareja se muere ahí, a tu costado... Y de cómo el personaje no le avisa nada a nadie, y espera a ke lleguen los familiares y se la quiten... Mientars tanto, él sigue "conversando" con ella, "viendo televisión" y etc, etc...

      Eliminar
  9. Genial F, yo también soy del Sport Boys y espero con ansias su retorno a primera división.

    ResponderEliminar
  10. Ojala Burga lea este relato y reflexione sobre el verdadero futbol de antaño, como dice nuestro amigo Eduardo "tenemos cualquier cosa por jugadores", ni que decir ahora con su "entrenador" Bengoechea...Antes se jugaba por amor a la camiseta, había sacrificio, ... pero ahora?; creo que la respuesta Uds. ya lo saben... Buena con tu relato Daniel!

    ResponderEliminar
  11. que manera tan sencilla y normal de escribir, en verdad eres un capito Daniel

    ResponderEliminar
  12. Odio el fútbol ,pero es inevitable para mi leerte ,y sí pues ,será por que no he vivido esa etapa gloriosa que describes y esa pasión sana donde los días de fútbol eran una fiesta deportiva ,me imagino que debe ser bonito ser hincha así y sentir ese orgullo y sacar pecho por tú equipo pero que pena que ahora sea algo tan nefasto tanto dentro de las canchas como en la tribuna y hasta en las calles donde gente que no tenemos nada que ver salgamos perjudicadas .odio el fútbol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo tu sentir, Fina. Y si, pz... Los conciertos de rock se suspenden y se proscriben, si es ke hay algún escándalo... Pero si en un partido, roban, saquean y matan... la decisión de la justicia es totalmente distinta. Ke pena.

      Eliminar
  13. Que pluma Daniel. Impecacle. Yo aun sigo al Boys en las tribunas a pesar de la violencia y lo pobre del espectaculo. Saludos. Fernando - San Isidro

    ResponderEliminar
  14. Buena Daniel! Soy hincha del Boys también soy tu hincha jaja (no soy cabro por si acaso xD), bueno, soy un pequeño cantautor y estudiante de música de la UPC, sería para mí un enorme privilegio hacerte una entrevista y quizás recibir algunos consejos tuyos, te estaría muy agradecido el poder contactarme contigo, te adjunto mi correo esperando tu respuesta, de antemano, muchas gracias. Nos vemos, el onanismo me llama. xD (dieghora@gmail.com) o por el fb: https://www.facebook.com/dieghora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escríbe a contacto@danielf.org ...ahí se coordina todo, amigo Nelumbo.... Con gusto lo haré

      Eliminar
  15. Excelente. Esperemos poder regresar a primera.. aunque como dices todo el futbol peruano esta no en segunda sino en tercera

    ResponderEliminar
  16. Excelente manera de describir el nacimiento de tu pasión por la rosada, yo soy rosado de corazón y seguiré al lado de mi equipo hasta que regrese, por otro lado espero que llegué la seriedad a nuestro fútbol y volvamos a ser la potencia que fuimos alguna vez. ¡Vamos Boys Daniel F.!

    ResponderEliminar
  17. los ke temon mas de 30..20..o 15 años FIELES al BOYS...savemos en carne propia...lo ke se 100te.ser rosado...no lo puedo plasmar con letras..pero si lo puedo seguir disfrutando hasta ke deje de respirar....personalmente..me considero FANATICO Y ENFERMO MENTAL POR MI BOYS....SALVVVV2 GENTE ROSADA!!....... hugosatan

    ResponderEliminar
  18. Bien tio...manda tu curriculum al Bocon para que te den una columna :) saludos!

    ResponderEliminar
  19. Esa época de lo caballeros del deporte... contaba Toto Terry, futbolista de los años 40-50, que días antes de jugar un clásico, se juntaba con sus pares aliancistas de la época, se metían en una encerrona donde no había trago, solo timba, y de la brava... póker, dados y que se yo, y luego llegaban a la cancha y se desconocían, pero solo hasta que terminaba el partido, luego seguían siendo amigos. Ahora igual se juntan, pero ahora sus encerronas ya vienen cargadas de otros aditamentos... y ni que decir de las hinchadas, que vuelva a ocurrir algo como el gesto de los "carasucias" es imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pz.... Imposible es una palabra ke, en este caso, realza mucho su connotación triste.

      Eliminar
    2. Al tio Terry me lo paraba encontrando en el casino del marriot.

      Eliminar
  20. Soy Aliancista, pero le tengo cariño al Boys, de niño veia esa tribuna rosada con una personalidad diferente al resto, de alguna manera me seducía y la respetaba, a pesar de las bravuconadas de algunos había algo más. No eran muchos pero daba la impresión de que no necesitaban a nadie más y que no se achicarian ante nadie en cualquier situación, en mi inocencia algo podía ver, esa lealtad y alegría era inspiradora. Había un negro que iba vestido con su terno rosado , mas elegante que la ptm,ahora daría cátedra en cualquier pasarela y hubiera sido el referente de los raperos en Nueva York. Que color en esa barra, cuánta personalidad, el nacional y occidente era distinto cuándo llegaban. Otra vez al salir de Matute , me encontré a la gente del Boys bailando salsa en la calle, esperando a saludar a los jugadores , ya había jugado la misilera y ganado, era la época del pato y su ballet, carajo que manera de jugar de Cabanillas, quedé enamorado, parecía que tenía ojos en la espalda, una razón más para seguir respetando al Boys, me hizo disfrutar, con los años tuve el gusto de conocerlo y jugar con él. , Me encanta el fútbol, sobre todo me parece una forma de expresión única, me hice Aliancista de ver jugar a Cueto, Cubillas,Ravello,Velazques,etec,etc,pero la rosada siempre estuvo en mi corazón.

    ResponderEliminar
  21. Un abrazo Daniel, soy Karim Sierra Yunis, disculpen la omisión, olvidé colocarlo al final.

    ResponderEliminar