domingo, 27 de abril de 2014

EL VASO MALDITO y LA VECINA DEL PISO CONTIGUO



Lo compré en una de esas ‘gangas’ que suelen exhibir en los aparadores, uno de esos monstruos de la buena venta y las buenas liquidaciones que últimamente se van reproduciendo como hongos en todo el país. Era un vaso destinado a qué se yo… porque de pompas sociales no sé mucho. Sé que hay copas y vasos para cada ocasión, pero como buen rudimentario que soy, yo uso cualquier vaso para la gaseosa, el jugo o para el agua a la hora de lavarme los dientes.

Lo que pasa es que me gustó su pinta, sus tornasoles extraños y lo sólido de su estructura. Tenía cuerpo hexagonal, pero su boca (¿se dice así?) tenía doce lados. Me pareció curioso y lo llevé. Lo puse en uno de los aparadores con paredes de vidrio que está en la cocina, junto a las copas, vasos, tasas y demás vituallas para el brindis del momento, cosa que lo miraríamos todos los días, mientras cocinábamos, le dábamos de comer a los gatos o lavaba la vajilla.

Y es que el comercio y el protocolo social, nos instruyen y aclaran que hay vasos y copas para cada momento. No se permite beber un poco de agua en una copa destinada al vino o tomar champagne en un garrafón chelero, o beber Wisky en una taza. Las damas y los caballeros del rito social, se molestarían contigo. 



Pero bueno, a los dos días, a mí se me cae un plato y se hace cien pedazos. Mi mujer entró corriendo a la cocina y me preguntó qué había ocurrido… Le dije que se me había resbalado un plato mientras lo lavaba, y se exaltó como nunca, me dijo mi vida entera (la parte menos bonita) y yo, como cojudo, le comencé a responder cual troglodita y todo eso acabó en un zafarrancho que terminó con mi clásica y silenciosa salida de la casa para evitar tragedias mayores.

Al rato regresé y la encontré más calmada. Yo también ya estaba menos huevón, y nos abrazamos un rato, y todo solucionado. Carajo, ni que fuera un plato herencia de una bisabuela que lo trajo de Tarapacá a inicio del 900… o que fuera parte de una invaluable colección de la dinastía Ming!... 

Pero lo extraño es que –con mi sosegada consorte- comenzamos a tener peleas por demás idiotas. Cualquier minucia servía de detonante para agarrarnos en dialécticas trompadas, y ver quién tenía el volumen más alto a la hora de la discusión. Y todas acababan con mi clásica salida de la casa y comencé a tener por costumbre dormir en las bancas del barrio, esperando que amanezca, y que el nuevo día traiga un poco de sosiego al hogar, ese hogar que con tanto esfuerzo hemos estado levantando.

Alguien que nos visitó, muy sensible él, nos dijo que en la casa había una carga extraña. No era la clásica cantaleta que hay espíritus raros o cucos que pasean su pena por la vivienda y que terminan contagiando sus malos humores a todos los residentes del inmueble. No. Esto era otra cosa. Era muy puntual –nos dijo. Nosotros (mi pareja y yo) somos bastante creyentes en estos asuntos. Tanto ella como éste desenfrenado pechito, hemos tenido experiencias o convivido con sucesos que escapan a lo tradicional, y nuestros encuentros con lo paranormal siempre han sido pan de cualquier día.

Y esto coincidió con un hecho extraño en mi edificio. Un día que salí de compras, como cualquier pastrulo de mi barrio, salió una señora de una de las ventanas de mi edificio y comenzó a gritar –dirigiéndose a mí- y dijo que yo estaba maldito y que me ayude Dios

Yo pensé que la señora –ya bastante entrada en años- había escuchado alguno de mis discos y había salido por su ventana a pregonar mi talento y mis buenas rimas, y que rubricaba su proclama con una bendición de su Dios, lo cual agradecí con una sonrisa y un ademán muy cortés.  Como cosa curiosa, en el edificio tampoco andaban muy cordiales las cosas. De pronto todos se ponían a discutir por cualquier nimiedad.   

Luego, en mi casa, en una tarde de limpiezas, estábamos sacando los vasos, copas y platitos del estante de la cocina, incluyendo nuestro singular vaso hexagonal por abajo y dodecágono por arriba. Y notamos que estaba más tornasolado que nunca. Es más, parecía que se estaba oxidando (si es que eso fuera posible), y estaba como ‘mutando’ a un color medio metálico. Nos pareció curioso, y lo dejamos ahí, en la mesa.

Y esa noche volvimos a estar de mal humor. Hasta los gatos de la casa (que son 3) se comportaban de una manera no tan habitual. Y en esta nueva pelea, ella se encerró en su cuarto (con todos los gatos) y yo me quedé en el comedor. Apagué las luces y ya me disponía a salir de la casa, cuando, en eso, vi el vaso ese que estaba en la mesa, lo agarré, y el dichoso objeto estaba tibio y tenía un refulgente aunque mediano brillo… Y justo cuando lo tenía en mis manos, suena el timbre de la puerta. Yo salgo con el vaso en la mano, y era la señora loca del piso contiguo, que apenas vio el vaso, se aterrorizó de tal manera que me dijo mi vida (la parte menos bonita) y que, si seguía con “eso”, ni Dios me iba a ayudar.

Miré el vaso, miré a la tía totalmente perturbada, y desde mi quinto piso bajé con el receptáculo por las escaleras… Me crucé con una vecina que no le gusta subir por el ascensor, y le mostré el vaso, ella lo vio y dijo… “¡Mira, tu vaso se está quebrando”. Y de verdad que el vaso había comenzado a dibujar notorias grietas, como si fuera a estallar. Yo lo seguía sosteniendo y la cosa comenzó a calentarse y a seguir agrietándose. De arriba la señora loca me gritaba (me imploraba) que de inmediato me deshaga de ese vaso maldito… 



Crucé la avenida y llegué hasta un parque. Allí vi a unos señores haciendo fogata. Aproveché aquella pira y lance el quebrado vaso a la hoguera… Comencé a oír el crujir de algo que se rompe y algo que asemejaba un sordos grito humano… O gritos de animal… O los dos combinados. Los señores que atizaban el fuego, me miraron con cara de susto y me dijeron “¿qué has tirado ahí, flaco?”… “Un vaso”, les dije… Y volvieron su vista al fuego y las llamas tomaron unas formas un tanto fantasmagóricas, obligando a los tíos a correr… Yo me quedé mirando el fuego y seguí oyendo cosas que no voy a repetir porque luego me dicen que ‘pa qué fumo’… Hasta que ya no se oyó nada. Nada más que el clásico crepitar de las ramas cuando arden.  



Me regresé a la casa y me encontré con toda la familia y algunos vecinos, como esperándome o esperando respuestas ante todo ese mediano alboroto que había acontecido. “¿Qué pasó?”, preguntaron. “Nada, solo fui a botar un vaso roto”. La vecina loca tenía otro semblante. Ahora lanzaba sus ojos con una sugestiva sonrisa. Era la mirada más amigable que le he visto a mi vecina. 

Desde ese día, volvió la calma a la casa y todo regresó a los carriles y a los equilibrios más normales y llevaderos. Incluso el edificio retomó su tranquilo caminar. 
Lo que es yo, ni más compro ni mierda sin consultarle antes a un parasicólogo o a la vecina loca del piso contiguo.            


89 comentarios:

  1. ja ja ja ja para eso fumas ???? muy bueno f, se te extrañaba por acá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Gracias, Fina... Siempre tan cortés y tan fina.

      Eliminar
  2. ahhahahahaah pm que cosas venderán en la Cachina acá en Tacna por que todo es usado... será cosas de muertitos a veces se escuchar decir a la gente

    ResponderEliminar
  3. Como siempre F, entretenido, aunque un poco como que causa miedito. Abrazos.
    Francisco Salas.

    ResponderEliminar
  4. jajajaj que buena Daniel.. cada cosa que te pasa, ojala que la vecina aun siga con vida para que te asesore en tus próximas compras.

    ResponderEliminar
  5. Concuerdo con Fina. Extrañábamos algún nuevo escrito, F. Estupendo.
    Antonio Aponte

    ResponderEliminar
  6. :o chan chan chaaan
    Vaya que miedo, yo tmb creo en objetos que luego se cargan de energías negativas y contagia a su alrededor :o
    Te mandó saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pz, Tigretón... A veces uno lleva a casa un objeto sin saber su historia, y pácatelas, te puedes topar con alguna vibra desagradable.

      Eliminar
  7. Que alucinante...me recordó a una escena del "laberinto del fauno" cuando arrojan al fuego a una criatura...ahora despues de leerte voy a tomar mi desayuno en copa...

    ResponderEliminar
  8. Interesante tu relato. En mi opiniòn, los objetos adquieren esas cualidades misteriosas cuando han sido utilizados en algùn ritual. Mi abuela conserva un huaco mochica que tiene la forma de jarròn y en su cubierta se aprecia la figura de un ave. Ella suele comentarnos que, cuando le agrega agua a dicho recipiente, se coserva en èste sòlo por algunos dìas. Y, cuando està vacio, escucha los silbidos de esa ave.
    Al parecer, nuestros ancentros utilizaron aquèl ceramio para rendir culto al agua.

    ResponderEliminar
  9. Me pasa seguido lo herede d mi viejita eso de sentir y ver espectros si se puede llamar asi ...pero la verdad me agrada...buena sigue asi f

    ResponderEliminar
  10. Si en algùn momento nos relatas tus experiencias con los oràculos te comentarè la mìa con un ejemplar del famoso Libro De Los Destinos que le obsequiò mi abuelo a mi madre.

    ResponderEliminar
  11. Ahhh Daniel como sabemos Todo es energia. Debemos tener cuidado al comprar o aceptar regalos usados o antiguedades. En este caso quien sabe el uso q le dieron.. ya vez afecto la armonia de tu entorno . Es bueno purificar o "limpiar" estas cosas . Lo mismo cuando dones ,regales. O deseches ropa usada debe estar lavada antes.

    ResponderEliminar
  12. Finalemnte, te recomiendo colgar una planta de sàbila al costado de tu pc o en la puerta de tu domicilio. Ésta se alimenta de las "energìas negativas", pues no necestarà de un macetero.

    ResponderEliminar
  13. Buena historia Fácil era el vaso de la muerte. Checa http://m.youtube.com/watch?v=21bQmKG1mXQ jeje

    Edward

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aaaahhh... ya pe, Edward.... Mientras ke en Radio Capital "tu opinión importa", acá es "tu opinión DA MIEDO"... :o

      Eliminar
  14. Como que esta para grabar una película de terror XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El terror es cuando te dicen CUÁNTO TE VA A COSTAR ESA PELÍCULA! XD jjajajjaa

      Eliminar
  15. Amena e interesante lectura Daniel, abrazos!!!

    ResponderEliminar
  16. Maestro F! Esta entrada es para la nueva seccion de su blog: Para-anormales!
    Cuentenos mas historias de ultratumba, Caylloma, Matute, Marte y Kilowatt =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajjajajjaaa....... A laa... Si, pz... con el antecedente de ser de la Selva, sucesos paranormales SOBRAN!

      Eliminar
  17. muy buena F se parece algo que ami me paso , bueno hace 6 años yo convivia con mi ex , todo bien a los primeros años , y una vez compramos platos y vasos y compramos uno muy similar al que as nombrado al año siguiente comensaron las discusiones , cada vez eran peores , asi duro 2 años y decidimos separarnos , pues ella me dejo algunas cosas y entre esas cosas se quedo el vaso , pues ese vaso lo lleve al trabajo ( yo trabajo en imprenta ) a los 6 meses comensaron las discusiones con el dueño de la imprenta , pues yo decidi renunciar antes de que me vote jajajaajaj pues ahora se quien tuvo la culpa de todo esto maldito vaso ,,,,....... grande maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, chivos expiatorios de nuestros propios pecados, siempre habrán.... JJjajajjaa... Saludos, Luiz

      Eliminar
  18. estas cosas dan miedo, a mi nunca me ah pasado, pero da miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cuando lo ves tantas veces, ya lo tomas un poco más tranqui...

      Eliminar
  19. Hola Daniel! Creo ke todas las personas destinadas a llamarse como tu, como yo, como el.. etc "Daniel" tienen que pasar por cosas inexplicables o para normales, ya contigo somos " Los varios" que pasamos siempre con algo paranormal, fuera de lugar... si te contara todo lo ke Viví cuando trabajaba por una Universidad bien al fondo en Monterrico - Surco!... Algun dia te las contare... Algun dia.. Abrazos Maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has un blog de sustos, tocayo... O por acá lo sacamos!

      Eliminar
  20. PALAAAAAAAA.... KE BUENA HISTORIA MAESTRO!!!...
    PERO ME KEDO CON ESTA FRASE PARA DECÍRSELA A MI VIEJA CADA VEZ QUE ROMPO PARTE DE SU VAJILLA: """""Carajo, ni que fuera un plato herencia de una bisabuela que lo trajo de Tarapacá a inicio del 900… o que fuera parte de una invaluable colección de la dinastía Ming!...""""

    ResponderEliminar
  21. Interesante y escalofriante publicación F , Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es escalofriante hasta ke le das su lugar en tu vida. Eso pasa con muchas cosas en el campo de lo "sobre natural"... ke al final resulta MÁS natural ke "sobre".

      Eliminar
  22. Carajo!! eso paso por que no llegaste a darle uso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JJjajjajjajaaaa... cierto... La verdad nunca lo usé. Solo estaba ahí, junto con los otros vasos (que tampoco uso mucho). Abrazos!

      Eliminar
  23. Me mantuvo en vilo, como casi todas tus historias. Tu forma de describir un hecho es muy paja, me alegra leerte. Un gran abrazo de viento a la distancia.

    ResponderEliminar
  24. Buen relato Daniel F, y es cierto las cosas paranormales a veces no tienen explicación, pero son reales.

    ResponderEliminar
  25. jejeje Kague de risa Maestro kreo ek uno de estos dias llevare todos mis vasos para hacer mi konsulta respectiva kon la vieja del piso contiguo.

    ResponderEliminar
  26. Hola Daniel! A mí me sucedió lo mismo hace casi un par de años pero no con un vaso, sino con muñecos decorativos de Saint Seiya (o tb conocidos como los Caballeros del Zodiaco xD) ... sólo cuando me deshice de ellos pude aliviarme de los problemas de salud y de los conflictos ... en fin, espero que las cosas esten mejor por tu hogar ... pensaba que era el único monce que le había pasado este tipo de cosas ...un abrazo ... y buenas vibras!! :D

    Willy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente NO es así, amigo Willy. Esas cosas nos ha pasado a muchos (pero muchos!) y será algo que siga dando vueltas en devenir de nuestros pasos.

      Eliminar
  27. Cosas que ocurren tocayo... se sabe que los objetos usados tienen la carga emocional de los que lo poseyeron en su momento (sean buena o malas personas) y por lo visto a ti te tocó la de un malandro de aquellos que ni en el mas allá lo querían...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, tocayo. Abra que estar atento a las próximas adquisiciones... Gracias!

      Eliminar
    2. :S ohe la gente cree que es verdad tu sueño :S

      Eliminar
  28. Interesante historia F, y como siempre con el toque que solo usted sabe darle maestro jajaja de alguna forma hasta me senti identificado con la trama y el tema mas que nada ya que desde que tengo uso de razon me acompaña una muerta, fantasma o espiritu como se le llame y siempre hace cualquier cosa para recordarme que sigue ahi jajaja

    ResponderEliminar
  29. q buena historia, un poco escalofriante tmb!en ciertas partes me mate de la risaaa XD, ya te imagino discutiendo con tu novia, y tu respondiendole tmb :p un abrazo Daniel, siempre es un placer leer tu blog, a ver q relato nos traeras, next!
    Cristina Palomino

    ResponderEliminar
  30. Bueno, particularmente creo que hay algo más allá de la vida pero nunca me sicoseo con fantasmas siempre le doy una explicación lógica a lo que pueda ocurrir.
    Vivo en un dpto. nuevo pero un tiempito empezaron a ocurrir cosas medio extrañas. El carro de mi hijo empezaba a sonar solo en las noches y otras cosas más que escribí en este post:

    http://eduardounalm.blogspot.com/2014/03/el-carro-maldito.html

    Por otro lado, sólo para sicosearte le voy a dar una explicación a tu vaso hexagonal (6 lados) y arriba 12 lados (6+6). Total 666 jajajaja. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 666 ... waw.... Eso es interesante...

      Teresa.

      Eliminar
  31. Buen texto F, pero te falto poner el dato de donde lo compraste...!! pasa ke kiero regalar una docenita de esos vasos a un par de ex presidentes y posibles candidat@s, partidos politicos, Aun estamos a tiempo... haste una pe...!! salud...os !!

    ResponderEliminar
  32. Jajaja estas historias de este estilo son pajas porque reúnen comedia y terror. Hay una parecida de Julio Ramón Ribeyro que se llama "Libro en blanco". Chévere como siempre tu post. Mucha suerte, saludos!

    ResponderEliminar
  33. Locazo! A mi paso algo raro con 1/2 docena de vasos, se reventaron solos uno por uno en 6 días,uno de ellos lo vi hacerlo ante mis ojos, en los demás escuchamos la explosion y aparecían rotos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y luego dicen ke el loco soy YO! .... Gracias, Mllosa

      Eliminar
  34. Interesante historia; me quedo pensando en la vecina; cómo sabía del vaso? Media bruja fácil! Jaja

    ResponderEliminar
  35. Yo conservo unas piedras preincas (puedes verlas en mi cuenta de facebook). En casa, nadie las tolera cerca; así que las cubrí con papel y las guardé en una caja. Espero encontrarlas cuando retorne a Perú.

    ResponderEliminar
  36. Que loco que existan estos sucesos, éxitos Daniel!!!

    ResponderEliminar
  37. Menos mal que nunca lo utilizaste, o por ahí te bebías la mala vibra y ahora serías "F, el errante trovador maldito, traedor de desgracias, destructor de mundos!"
    a la, quizás los sonidos que escuchaste eran de las personas o animales que bebieron del vaso, uy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajjajjaa.... "el errante trovador maldito, traedor de desgracias, destructor de mundos!".... Ta buena la alucinada...

      Eliminar
  38. Y yo que pensé que nos estabas hueveando...jeje. Mucho cuidado con lo que compras.
    Saludos

    ResponderEliminar
  39. Quizás ese vaso fue de algún brujo o algo así que dejo una energía negativa.
    Un vaso muy curioso a mi parecer causa extrañesa , y con formas de pentágonos ,como que si con eso se puede formar una estrella esas que hacen para brujería creo,no se,pero algo así. Una anécdota bien interesante ,no dejes de escribir Daniel.

    ResponderEliminar
  40. Pongase una pulserita roja y cuelguese un limón, avisa para que cambies de proveedor.

    ResponderEliminar
  41. Flaco, estas mas "loco" que la vecina.

    ResponderEliminar