martes, 3 de noviembre de 2015

ENCONTRANDO IDENTIDAD ENTRE LA "MONERÍA IMITATIVA"


foto: Caretas, Mayo 1982






En estos días, para tranquilidad de mi alma y mi cordura psiquiátrica, varios escritores locales se han propuesto desbaratar toda esa serie de vergonzosas retahílas que pretendían ubicar a nuestro país como el origen de muchas de las corrientes musicales que hoy pueblan el universo sonoro en el mundo. Ya era hora, pues hasta hace un año, cada 3x4 saltaban una sarta de energúmenos ciudadanos lanzando orondos y descarados axiomas donde encontrábamos que el heavy metal se inventó en el Perú, que la fusión es una ocurrencia local, que Melcochita le enseñó a cantar a Jim Morrison o que el punk rock se inventó en Lince… A esto podríamos incluir un par de notas y un libro de mi autoría sobre estos temas que, en el desbarrancado atolondramiento de los mitómanos, algunos no han tenido más remedio que aceptar que exageraron un poquito, y reconocer que el heavy no es cholo y que el punk nunca fue una genialidad peruana.



La verdad, nuestro país suele estar siempre en la cola y en la monería imitativa, antes que en el desarrollo de una identidad local y propia. Precisamente, hace una semana subí al Muro de esa comunidad de Facebook llamada FaceRock, una nota aparecida en la revista Caretas, en Mayo del 82, donde se hablaba de “una fiesta punk”, eventos que ya se daban en nuestra ciudad desde 1979, donde el requisito inapelable para entrar, era que tenías que disfrazarte de punk. Por supuesto, entre la concurrencia debe haber habido (tiene que haber habido) alguien a quien el punk le haya interesado de manera menos frívola, y buscaría saber qué se siente estar con un atavío punkeke y estar rodeado de imperdibles, corbatitas delgadas y de tanta gente vistiendo tan rebeldes y relampagueantes uniformes.

Foto: Caretas, Mayo1982


Yo entendí siempre que el punk, antes que los mechones coloreados, los mohicanos atrevidos y la música atronadora, era una actitud ante el mundo; una manera de encarar la furia y la hostilidad de un planeta que nos cantaba en todos los idiomas, que tus sueños nunca se van a cumplir. Era la búsqueda de un espacio, de un lugar donde poder sentir que uno no estaba solo. Muchos, en ese inmenso y sordo aislamiento, al menos queríamos saber a qué suenan los Ramones y qué volumen tienen los Pistols. Recuerden que era finales de los 70s e inicio de los 80s, todavía no había Internet y el Cable no era lo que hoy es. Por lo tanto, conseguir música era imposible. Al menos imposible para tipos como yo, que sólo podríamos acercarnos a los fenómenos del rock a través de alguna nota en una revista o teniendo la suerte de contar con un amigo que tenga discos. Así que, en parte, el chiste de ir “a esas fiestas”, era poder saber a qué suenan los Buzzcocks, cómo son The Jam y conocer el nuevo sonido que traían los New Waves y los tecno-pop’s.
  
Antes de la aparición en Lima del llamado Rock Subterráneo, las pintas “punkis” las encontrábamos únicamente en las fiestas de El Mediterráneo (en Miraflores), la No Disco (en Shell) o en la BizPix (en Pardo). Nunca estuve en esos lugares. No tuve la suerte o el dinero para ir a esos sitios. Pero es innegable que, nos guste o no, fueron ésos los territorios donde algunos iniciaron sus correrías por el mundo del punk rock y de la música en general, y donde algunos, venga la paradoja, encontraron su identidad entre tanta “monería imitativa”. 
(Daniel F)


4 comentarios:

  1. qué cosas no habra visto Victor Ch. Vargas

    ResponderEliminar
  2. Nuestro país suele estar siempre en la cola y en la monería imitativa, antes que en el desarrollo de una identidad local y propia.

    Verdades.

    ResponderEliminar
  3. Hola Daniel a los años, respecto a tu nota yo me encuentro en una encrucijada entre dos bandos cuando voy a tocadas de Bandas locales acá en Aqp, por un lado están aquellos q creen q lo importante es tocar y se pasan la vida haciendo covers o tributos de bandas clásicas y otros que desdeñan el trabajo de aquellos q hacen música propia diciendo "eso suena a tal" o "es una copia de" pues creen q en el ámbito de la música y al menos en el Perú ya nada se puede crear pues ya está inventado todo y me parece ridiculo ambas posturas una xq q merito tiene ganarse un sencillo con el trabajo de otro x muy igual q te salga y x otro lado toda la musica nueva tiene q sonar a algo, son las influencias q reciben es como en los libros alguien puede escribir sobre la desigualdad social y decir "eso ya lo dijo Marx", le quita validez? En ambos casos se le hace un flaco favor a la escena local tocar covers le quita apertura al publico y criticar lo autentico por sus influencias es destruir la iniciativa y originalidad, al menos es mi parecer, sigo asistiendo a tocadas de bandas nuevas con musica propia y comprando su material es mi pequeño grano de arena con la movida. Saludos Daniel

    ResponderEliminar