sábado, 6 de agosto de 2016

UN ARTISTA EN VACACIONES… ¿Se puede?


El Festival chileno de Viña del Mar, es uno de los más pulcros y exitosos de Latinoamérica. Y siempre intenta estar al día con los grandes números que circulan por el mundo. Pero en una oportunidad, cohabitaron con la incómoda situación de que varios grandes números no podían ser contratados. Le escribieron a fulanito y estaba de gira. Llamaron a los menganitos y estaban grabando. Y también lo intentaron con el astro de la canción romántica, Luís Miguel, y la respuesta fue: “está de vacaciones”… Me quedé patidifuso... ¿Se puede hacer eso?... Era la primera vez que escuchaba que un cantor tiene “vacaciones”.



Y de un buen tiempo a esta parte, yo también me vi en la necesidad de “tener vacaciones”, zafarme de la vorágine de conciertos, conferencias, entrevistas... Y siempre elijo el mes de Enero. Vale decir, que cuando llegan propuestas en Noviembre o Diciembre pretendiendo algún evento para Enero, mi productora les dice: “el señor Daniel está de vacaciones”…Y todo lo pasan para Febrero. Y si alguna vez he tenido que cantar en Enero, habrá sido por algún contrato que no se pudo cristalizar en la fecha convenida y tuvieron que hacerlo forzosamente en el primer mes del año.



Pero si, el mes de Enero es MI mes de vacaciones. Lo aprovecho para hacer chequeos médicos, papeleos diversos e intentar hacer absolutamente nada. Pero para alguien que se la pasa creando y maquinando obras ¿puede haber vacaciones? Lamentablemente la respuesta es NO. Uno no puede dejar de estar urdiendo y conceptuando todo tipo de ejercicios artísticos, ya sea componiendo, escribiendo, ensayando, grabando, dibujando, diseñando… No le podemos decir a nuestra cabeza que deje de funcionar. No le podemos decir a nuestra imaginación que deje de esforzarse. Yo trato de hacer lo que hacen los abogados, contadores o arquitectos, o los alumnos y maestros, y trato de NO meterme en materia durante algunas semanas, encerrándome a ver tele, salir a caminar con mi novia o tratar de distraer la mente lo más que se pueda... Pero al final es inútil.


Ante esto, sólo puedo decir que alguien que se dedique a estas labores relacionadas con el arte, vive constantemente en la cárcel de la creatividad, es un preso inindultable, un condenado a la perpetua cadena de la creación y la confección de un cosmos mental del cual no puedes huir. Escapar de esos universos, sería como intentar escapar de la vida, sería como agonizar, como una especie de suicidio, y el suicidio nunca será una herramienta recomendable en un mundo tan necesitado de vida. De vida y de imaginación. (Daniel F)

17 comentarios:

  1. Que buena nota, F. No me había puesto a pensar en ese punto. Yo soy Contador, y cuando salgo de vacaciones, mando a la mierda todo.

    Renzo

    ResponderEliminar
  2. Sólo que sería una cárcel sin paredes ya que la imaginación es absolutamente infinita... Y si no tiene paredes... Seguiría siendo una cárcel? Más que un preso creo seriamos esclavos; de una antojadiza inspiración, que te busca cuando quiere... y te hace suya cuando quiere.. y no podemos siquiera tener una pizca de valor para decirle que no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las paredes están. Que no sean tactables, no quita ni su solidez ni su realidad.

      Eliminar
  3. Sólo que sería una cárcel sin paredes ya que la imaginación es absolutamente infinita... Y si no tiene paredes... Seguiría siendo una cárcel? Más que un preso creo seriamos esclavos; de una antojadiza inspiración, que te busca cuando quiere... y te hace suya cuando quiere.. y no podemos siquiera tener una pizca de valor para decirle que no...

    ResponderEliminar
  4. Bien escrito, Daniel. Para un artista debe ser muy difícil desenchufar sus emociones, sin que te pique la mano para escribir una canción. Vacaciones a medias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón... Cuando en Enero me declaro "en Vacaciones", siempre es "a medias".

      Eliminar
  5. No soy artista, mucho menos autor o creador, Soy Trabajadora Social y creo entenderte pues en la labor social que realizó no existe vacaciones mi día domingo de descanso pues si eliges esta profesión simplemente lo eres las 24 horas del día y los 365 días del año. Es imposible desconectarse porque la realidad supera la fantasía.

    ResponderEliminar
  6. No soy artista, mucho menos autor o creador, Soy Trabajadora Social y creo entenderte pues en la labor social que realizó no existe vacaciones mi día domingo de descanso pues si eliges esta profesión simplemente lo eres las 24 horas del día y los 365 días del año. Es imposible desconectarse porque la realidad supera la fantasía.

    ResponderEliminar
  7. Pienso igual que Lidy Castro. Hay ocupaciones que nos absorben el día entero. Y no puede haber vacaciones.
    Santiago Cayo.

    ResponderEliminar
  8. Aunque suene egoísta, que sería de este mundo si todo ese universo de fantasía y felicidad que nos brinda el arte entra de vacaciones, necesitamos de esos "esclavos de la creatividad" los necesitamos cada día más, tu Daniel y todos tus colegas estan condenados a hacer este mundo mejor. Disculpa, una vez más, ser tan egoísta. Saludos Daniel, nos vemos el 20, a disfrutar de tu trabajo, que son vacaciones permanentes para nosotros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu mensaje, Marat... Feliz y apocalíptico. Nos vemos!

      Eliminar
  9. Lo mismo me pasa a mi F. Y muchas veces es pesado despertarse una de la mañana queriendo dormir pero ahí esta la maquinita cerebral con una lluvia de ideas impidiendo a toda costa poder hacerlo.
    Pero mas cierto es que sí, eso nos hace estar muy vivos.

    Y daniel te escucho desde hace 22 años... Y por fin estaré en un concierto tuyo, este 2 de sep en moquegua... Me lloré cuando vi los anuncios... 22 años F, y sigues siendo para mi el mas grande compositor.

    ResponderEliminar