martes, 23 de febrero de 2016

BEE GEES- La habilidad de caminar por senderos oscuros y no caer


Por más que la prensa local de rock esté contaminada por la farándula (usando los mismos patéticos recursos), aún quedan algunos reporteros con cierta clase y muy acuciosos. Hace poco, uno de estos que había hecho toda su tarea, me preguntó: “Ví en tu Facebook que te gustan los Bee Gees, y es algo que repites siempre en tus libros”… Yo le contesté afirmativamente.

-         -  Pero no incluirá su etapa discotequera… ¿O sí? –preguntó el joven.

-         -  (risas) Pues no, amigo. Yo crecí con todas las gravitaciones posibles de la música: rock pesado, música orquestal, coral, rock liviano, soft, minimal… Y la primera etapa de los Bee Gees es increíblemente bella, por más que a muchos de mis contemporáneos les haya caído muy meloso. Peor que Bread o los Carpenters. Pero tienes razón, la etapa funk y disco ya no me atrajo mucho. Hasta en las portadas de sus trabajos había menos ingenio, y ahora eran como desabridos carteles de propaganda.

-         -  Pero he visto en una entrevista que calificas a Barry Gibb como el más exitoso compositor pop de la historia… ¿Tanto así?

-        -  Tanto eso y más. Antes había reservado ese sitial a Elton John o a alguien de su calibre. Pero Barry es alguien que desde pequeño hizo solamente “éxitos”. ¡Ya quisiéramos muchos de los que nos dedicamos a hacer canciones, tener tan gigantesca habilidad! Toda canción escrita por él se transformaba en un masivo hit radial. Cuando los Bee Gees dejaron de ser un poco la atracción para la Industria, el buen Barry siguió componiendo éxitos, tanto para él como para sus hermanos y para otros artistas. Sólo basta hacer un poco de memoria y se encontrarán con veintenas de “números uno” concebidos por la mano de este genio.

Al final, la conversa (llevada a cabo en una radio universitaria) se trasladó únicamente a hablar de los Bee Gees, de Barry, Robin y Maurice, de su otro hermano (Andy) muerto de sobredosis, o cómo fueron dejando este mundo dos de los hermanitos, tras larga pelea con el cáncer. Insistí que “First of May” es una de las mejores canciones de la historia, y que mi adolescente corazón dio un enriquecido salto cuando escuchó “Spicks and Specks” y se diluyó con “Run to Me”.  Porque mucho más allá del colchón de mullidos violines y arreglos empalagosos, estaba la excelencia en las composiciones, la pulcritud de sus voces, la habilidad para poder caminar por el lado más comercial de la Industria y no caer en lo estruendosamente banal y desechable. (Daniel F)


10 comentarios:

  1. Buena nota, F. Y un buen reconocimiento a este grupo que algunos desprecian.

    Alberto Jiménez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, pz, Alberto... Los han encasillado y estigmatizado tanto en un color sonoro, que ya nadie puede ver todo lo basto y variado de su obra.

      Eliminar
  2. Run to me es la canción que verdaderamente me gusta de los Bee Gees y la descubrí por casualidad, porque sí la pasan en la radio pero probablemente sea la menos transmitida.

    Leer tu artículo me hizo acordarme de aquella canción.

    ResponderEliminar
  3. Chucha F, cuando vi el post, dije "carajo, el F va a resucitar a Travolta". Pero no fue así, menos mal. Porque esa música me llega al huevo.

    El Oso.

    ResponderEliminar
  4. Que rico carajo, saber que canciones como Run to me le guste a muchos. Me gustó mucho leer nombres como Bread o Carpenters aunque sea sólo como ejemplo. Grande F.

    ResponderEliminar
  5. Mi corazón latió a mil por hora cuando leyó esto, y me fascino que al menos hayas mencionado a The Carpenters, considero que Karen C. tiene una de las mejores voces de la historia!!
    Gran aporte Daniel F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo creo así. Ah! y tocaba la batería de la ptm!

      Eliminar