jueves, 25 de febrero de 2016

EXCEDIÉNDOSE CON LOS EXCESOS EXCESIVOS - Joe Cocker.


Los que estamos más o menos enterados de la vida y correrías de aquellos músicos que cruzaron el rock por las partes más insalubres de la historia, sabemos lo dañino que pueden ser los excesos. Sólo Iggy Pop y algún otro nos sorprenden con haber sobrevivido a tanta tropelía en sus existencias. Lo siguiente es una historia que tiene que ver con el cantante inglés Joe Cocker, historia que dice haber sido corroborada por testigos y por algunas autoridades argentinas, pero que sigue circulando en ese país como una leyenda sin confirmar.

En 1977, en plena era del punk, Joe Cocker ya estaba pasándola bastante mal, financiera y artísticamente. Sus días de gloria y su salto en Woodstock habían quedado bastante atrás. Su exceso con el alcohol, era la traba más feroz de vencer. Subía totalmente borracho a los escenarios, se caía, no hilvanaba canción alguna y hacia papelones enormes tanto dentro como fuera de los escenarios. 



En aquel 1977, Cocker llega a Buenos Aires, pero, como era de esperarse, los conciertos estuvieron plagados de múltiples sinsabores. La historia cuenta que Joe, en plena estadía en Baires, logró zafarse de su seguridad y escapar a la calle, y todo esto a pesar de ya estar bastante iniciado en tragos. Alguien aseguró haberlo visto trepar a un vehículo de transporte público ("un Colectivo de la Línea 45" dicen). Luego, otros ciudadanos (los que estaban dentro de aquel carro), cuentan que un turista pelucón se puso a armar laberinto entre los usuarios, hasta que -entre todos- lograron echarlo del transporte. Una chingana que estaba cerca de donde "nuestro héroe" había caído, se convirtió en su albergue provisional, continuando con la chupeta. (En esta parte se menciona mucho a La Barra Brava del Club Independiente, quienes dicen haberlo recogido del pavimento y llevado al Bar más próximo). Hasta que, no se sabe cómo, lograron devolverlo a su Hotel.

Años después, cuando Cocker volvió a Argentina y se le preguntó por semejante travesía, él dijo no acordarse de nada, ni de su etílica expedición, ni del viaje a Sudamérica o de sus conciertos en Buenos Aires. Como diría mi casera en el mercado: Ta bueno culantro... pero no tanto. (Daniel F)


nota: la foto de arriba es Joe siendo arrestado en Melbourne, el 19 de Octubre de 1972, después de una pelea de borrachos con la policía y con gente de la seguridad del Hotel.  


4 comentarios:

  1. Gracias a Dios aún te tenemos F! xD.. Saliendo de bromas, creo que Joaquín Sabina y Charly García son los ejemplos de que los excesos excesivos no conllevan a nada bueno y que es mejor irse a dormir temprano, comer a sus horas y no jugar con agujas ni líneas blancas. Éxitos, Maestro!

    ResponderEliminar
  2. Joe tenía su historia. Hubiera invocado "una ayuda de sus amigos".

    ResponderEliminar